La Importancia Del Maestro En El Fútbol.


Por Claudio Nigretti.

Como en todo ámbito de la vida, lo que se produce se reduce al aprendizaje recibido.

Sobretodo en el tiempo y en la calidad de tiempo que se le va a dedicar a dicho aprendizaje. Para hablar específicamente de lo deportivo y esencialmente del fútbol me gustaría separar en dos etapas la formación educativa futbolista para poder entender el final del proceso y la necesidad de incorporar nuevas formas al entrenamiento convencional.

Primera etapa o etapa lúdica:

Esta etapa empieza a consolidarse a temprana edad, especialmente en el fútbol infantil y es allí donde el juego es el primer maestro, es el que va a hacer que las condiciones técnico físicas se vallan perfeccionando a través de su presencia, es decir de la competencia, para que con la misma sus formadores deportivos puedan empezar a pulir las distintas virtudes o defectos que vallan descubriendo para poder dar paso a una enseñanza futbolística, que va desde la técnica individual hasta el comportamiento grupal.

 

Segunda etapa o etapa de consolidación:

La segunda etapa tiene que ver con la incorporación de una figura nueva en la estructura convencional que va hacer fundamental en el andamiaje del fútbol profesional, y es el entrenador táctico, un maestro que nada tenga que ver con la formación del equipo y que su labor se circunscriba en trabajos individuales y por linea, y en todos los aspectos que un futbolista necesita para llegar a ser un profesional mucho mas completo. Este trabajo debe realizarse en días y horarios que no interfieran con el trabajo del entrenador de la división de turno y la idea es que este verdadero maestro logre que el joven futbolista comprenda mejor el juego y sus necesidades que no son solamente deportivas y que a su vez logre a través de las autoridades del club trazar una idea de futbolista que haga resaltar las virtudes de ese club y por sobretodo que logre mejorar las enormes dificultades con las que se encuentran los entrenadores de primera división, que tienen que ocupar su tiempo en trabajos de técnica individual o en solucionar problemas de conducta que deberían haberse tratado en etapas de formación.

La educación es la única vacuna que puede hacernos mejor. Insistamos con enseñar siempre con mas calidad.